domingo, 28 de septiembre de 2008

LA VOZ DE LOS DIOSES (segunda parte)


Necesitaba tiempo para aclarar mis ideas; de modo que, tras darle muchas vueltas al asunto, decidí tomarme un fin de semana libre lejos de mi marido y de mis hijos. Me pareció buena idea regresar al pueblo de mi abuela. Desde la muerte de ésta (hacía ya bastantes años), y tras vender mis padres la casa donde ella vivía, no había vuelto por allí.
Busqué a través de Internet algún hotel rural por la zona y encontré uno en una aldea situada a pocos kilómetros del pueblo de mi abuela; sin pensarlo dos veces hice la reserva y comencé los preparativos del viaje.
La semana pasó muy deprisa, y al llegar el viernes todo estaba listo; de modo que el sábado a las ocho de la mañana emprendí mi pequeña aventura de dos días, no sin antes haber respondido a toda una serie de preguntas, tan absurdas como irritantes, que mi marido me tenía preparadas:
-¿Llevas el móvil para poder localizarte si surge algún problema?.
-Sí
-¿Le toca al jardinero venir mañana?
-No
-¿Queda pan en el congelador?
-Sí
-¿Hay que poner la lavadora?...
Cuando lo normal en estas circunstancias para cualquier persona, en su sano juicio, habría sido decir:
-Ten cuidado en la carretera, cariño.
-Llámame cuando llegues.
-Disfruta y descansa cuanto puedas…
Visto lo visto subí al coche, y haciendo un gesto con la mano, a modo de despedida, arranqué el motor. Un instante antes de doblar la esquina miré por el retrovisor y no pude evitar exclamar en voz alta “¡ahí te quedas!”.
Era la una y media de la tarde cuando llegué por fin a mi destino, justo a tiempo para instalarme y darme una ducha rápida antes de la comida. Lo que vi nada mas aparcar me sorprendió gratamente. El hotel, situado en un entorno privilegiado, tenía un aspecto bastante acogedor. Se trataba de una antigua casona de piedra que había sido restaurada con esmero. La habitación, a pesar de estar sobriamente amueblada, resultaba también encantadora. Realmente se respiraba tranquilidad en ese lugar, ¡ya casi había olvidado esa sensación!
A las cuatro menos cuarto exactamente, salía del restaurante. La sensación de paz que me había acompañado desde mi llegada al hotel se había ido transformando poco a poco en impaciencia; impaciencia por acercarme al pueblo de mi infancia, ¿cuánto habría cambiado?, había transcurrido tanto tiempo…
En lugar de esperar al día siguiente, como en un principio había planeado, decidí
acercarme con el coche; aún quedaban tres horas de luz, lo suficiente para echar un vistazo al pueblo y sus alrededores.
Tardé en llegar un poco más de lo previsto, no había muy buena señalización y tuve que parar para preguntar varias veces por el camino. Si no es por el cartel de la entrada donde figuraba el nombre del pueblo, hubiera jurado que era otro distinto. No podía ser el mismo que yo recordaba. Nuevas casas habían aparecido por doquier, y en el lugar donde antaño había huertas, ahora se podía ver un restaurante de comida típica y unos aparcamientos.
Aparqué el coche en una calle del centro y me asomé a la plaza. Ésta permanecía prácticamente igual, sólo que ahora había muchos más bares y tiendas de regalos de cuyas fachadas colgaban camisetas y diversos objetos a la venta, y entre tanto colorido, mi vista se detuvo ante una silueta muy familiar, la casa en la cual había pasado tantos domingos, y de la que tenía tan gratos recuerdos. Por un momento sentí como si el tiempo no hubiera pasado, como si nunca me hubiese marchado de allí, y sin saber por qué, comencé a caminar dejando atrás la plaza y tomando el camino norte que sale del pueblo.

Continuará...

3 comentarios:

Dana dijo...

Estoy impaciente por saber como continúa, q feliz se quedó la mujer cuando dejó atrás al marido jajaja

Anónimo dijo...

y esa historia????
te sobra la imaginación y la canalizas por todos los lados.

esta muy bien descrito todo, aun te quedan un par de dias de fin de semana en ese pueblecito para terminar la historia jajajja.


un beso



Patxi.

Anónimo dijo...

y esa historia????
te sobra la imaginación y la canalizas por todos los lados.

esta muy bien descrito todo, aun te quedan un par de dias de fin de semana en ese pueblecito para terminar la historia jajajja.


un beso



Patxi.